Ir al contenido principal

PASEN Y VEAN

ENTREVISTA AL PADRE ÁNGEL ¿Faltan psiquiatras o exorcistas?

  B. Shields y Padre Ángel ENTREVISTA AL PADRE ÁNGEL ¿Faltan psiquiatras o exorcistas? B. SHIELDS:   El Padre Ángel y su fundación Mensajeros de la Paz, tienen casi 5 lustros de antigüedad. El Padre Ángel es sin duda, uno de los sacerdotes con mayor convocatoria del mundo, desde los Reina Sofía, el Papa, Richard Gere, Pablo Iglesias, y un infinito etc. Con tan sólo nombrarlo, rara es la persona que desconozca de quién se trata. Nos encontramos en el despacho personal de su Iglesia de San Antón, en el famoso barrio de Chueca de Madrid. Como es habitual, el Padre Ángel tiene uno de tantísimos eventos que comenzará en un rato y va muy ajustado de tiempo. Yo he llegado antes de la hora que él me marcó. Su jefa de comunicación se acerca y nos alerta de la falta de tiempo. Me dice, es que el Padre Ángel tiene una agenda súper loca, si yo lo hubiera sabido te hubiera dado un rato con más tiempo . Le indico que ha sido él personalmente quien me citó. El Padre Ángel me mete prisa con plen

ENTREVISTA AL GENERAL CHICHARRO




ENTREVISTA AL GENERAL CHICHARRO
Un hombre de honor. Presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco

Me encuentro ante un hombre de honor, el Excelentísimo Señor el general Chicharro. Poseedor de una larga trayectoria militar. En situación de reserva actualmente, ha sido el Comandante General de la Infantería de Marina entre el 2006 y el 2011 y fue Ayudante de Campo de SM el Rey emérito durante 4 años. Siendo desde hace año y medio presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco.

B. SHIELDS:      ¿Qué supone ser presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco?, y ¿qué supone especialmente para usted, ser el presidente de la misma?
GENERAL CHICHARRO:     Bueno. Pues en primer lugar un reto. Un reto porque me encuentro ante la responsabilidad de defender una figura denostada como es la figura de Francisco Franco en momentos como en los que nos encontramos ahora y no es fácil, pero en eso estamos. Y como yo creo en lo que significó Franco para España que fue algo muy positivo, pues esa es mi tarea ahora. Me encuentro a gusto, me encuentro desarrollando una labor que creo que alguien tiene que hacer. Si no fuera yo, sería otro.

B.:       ¿Qué funciones derivan para usted la fundación?
G. C.:   La fundación es una vocación que tiene vocación histórica, es decir, es una vocación que conforme a lo que dice sus estatutos, tiene como fines el impulsar, el promover el legado, el pensamiento y la obra de Francisco Franco. Es decir, no es ninguna organización ni una asociación política, ni nada parecido. Es una fundación como he dicho con carácter histórico de reivindicar una figura que requiere en estos momentos una mayor importancia porque se ha tergiversado por completo quién era Francisco Franco. Eso es realmente lo que hacemos y esa es nuestra misión.

B.:       ¿Cómo encuentra usted la situación política en España en estos momentos?
G.C.:    La política en estos momentos es terrible, porque estamos ante la posibilidad de un gobierno social-comunista con apoyo separatista, un frente popular que en primer lugar va contra ¡la propia constitución en sí!, aún por mucho tinte legal como la quieran presentar o cambiar. Encontrarse a España con un gobierno donde haya comunistas y donde haya separatistas y terroristas que quieren romper España, pues es una situación realmente peligrosa. Dejar el poder en manos de esta gente es muy peligroso.

B.:       ¿Considera usted que hay miedo en la sociedad?
G.C.:    ¡No!... Yo creo que la sociedad hoy vive muy tranquila porque vivimos en una sociedad relativista moral, es decir, una cosa es buena o mala según me afecte a mí. Entonces la gente es acomodaticia y no siente ese peligro y tarde o temprano lo comenzarán a sentir, porque comunistas en el poder es muy peligroso.

B.:       Respecto a los valores. Como refiere a una sociedad muy relativista moral, ¿qué opinión le merece esa falta de valores y el desarrollo de los mismos?, ¿por qué cree que hay tanta falta de valores hoy en día?
G.C.:    Pues es triste. Es una buena pregunta, ¡eh!. El averiguar el por qué. Yo creo que el origen de todo esto está en que estamos en una sociedad hedonista. Por desgracia los valores han pasado a un segundo o tercer término, y aunque esto no quiere decir que haya gente que los defienda que hay mucha gente que los defiende y cada vez más, porque yo siempre digo que el español es como un gato, es decir, tú a un gato le haces, - ¡buf! – y el gato va para atrás y va hacia atrás hasta que está contra la pared y entonces salta con las uñas. Esa es la situación a la que nos estamos encaminando. Yo me encuentro aquí con más gente que ni me lo imaginaba, aparecen por aquí y con la que hablo posteriormente y están muy preocupados realmente con lo que está pasando en España o con lo que puede llegar a pasar.

B.:       ¿Se siente traicionado en su propio país?
G.C.:    A ver…, yo, personalmente, aquí en la Fundación sí me siento traicionado. Me siento traicionado por quienes tenían que haber defendido lo que nosotros hemos decidido hace año y medio, que es intentar evitar la profanación que se ha hecho en el Valle de los Caídos y nos hemos sentido traicionados en primer lugar, no por el partido, sino por los dirigentes del Partido Popular, que en un momento determinado dijeron que iban a recurrir la inconstitucionalidad del real decreto ley por el cual se procedería a exhumar a Franco. Nos sentimos traicionados por la jerarquía eclesiástica, que no por La Iglesia, ¡eh!. Porque La Iglesia católica existe en España gracias a Franco, si no hubiera sido por Franco ¡no existiría!. Y en tercer lugar, sino ya traicionado, desde luego muy decepcionado con la actitud del Tribunal Supremo, del Tribunal Constitucional.

B.:       ¿Cree usted que el gobierno podría ilegalizar la Fundación Nacional Francisco Franco como así amenazan?, y ¿cómo afectaría esa ilegalización? 
G.C.:    ¡El gobierno lo va a intentar!. ¡No es nuevo, eh!. Incluso ya estando yo aquí, ya tuvimos que estar pendientes de una votación con el Senado hace un año o así y se pedía la ilegalización de la Fundación. El origen de esto es la ley de memoria histórica. La memoria histórica lo único que pretende es borrar una parte de la historia de España por completo, contar un relato mentiroso, retrotraernos en una ilegítima segunda república del año 36, lo cual no tiene sentido y el último bastión, es la Fundación Francisco Franco. Quien lo sabe bien es el propio presidente del gobierno. Lo dijo en un debate televisado, - vamos a ilegalizar la Fundación Francisco Franco -. Porque…, por desgracia, es la única organización, institución…, o como quiera llamársele que defiende la figura de Francisco Franco.

B.:       ¿A usted le parece peligroso que haya chavales que no sepan quién era Francisco Franco?
G.C.:    No es que no sepan quién es Franco, es que es peor, es decir, lo que le han contado de Franco es mentira, ¡mentira, tras mentira, tras mentira, tras mentira… ! y cuando se cuenta una mentira 20 veces acaba siendo verdad. Eso es terrible, porque Franco tuvo sus luces y sus sombras, ¡eh!, pero aquí sólo se han contado las sombras, nada más. Y España es lo que es gracias a 40 años del régimen de Franco. Entre otras cosas es por la clase media, es decir, la clase media no existía. España era un país mísero, ignorante, inculto, y Franco lo convirtió en la 8ª potencia industrial del mundo. Lo colocó arriba del todo. Hoy estamos volviendo a bajar. Luego hay productos del sistema político que implantó Franco…, ¡un sistema circunstancial!, porque Franco era un hombre que respetaba la libertad, pero él decía que allí donde había miseria e ignorancia, era imposible que hubiera la libertad y cualquiera que vaya por el mundo lo sabe y lo puede ver. El sistema político actual se deriva del anterior, es decir, aquí no hubo una ruptura; aquí hubo una reforma del sistema anterior a través de la última ley fundamental de la reforma política y se convirtió en lo que se convirtió con posterioridad. Y eso no hubiera sido posible de ninguna de las maneras sino hubiera existido esa clase media potente que creó Franco.

B.:       Entonces, ¿qué opinión le merece que haya 37 municipios en los que esté permitido que cada uno tenga su propio libro de historia y que puedan estudiar en cualquier otra lengua que no sea el castellano?
G.C.:    ¡Eso es una barbaridad! y además va contra la propia Constitución. Es inconstitucional por completo que suceda eso. Lo que pasa es que hay una dejación de autoridad tremenda. La ha habido tremenda. Y la dejación de la autoridad ahí donde uno deja de ejercer su autoridad la ocupa otro. Y es lo que ha pasado. Y esos 37 municipios, me imagino que serán en Vascongadas o en Cataluña…, van contra la propia ley. El artículo 4 de la Constitución si no recuerdo mal, habla de las banderas, por ejemplo; dice que la bandera española ondeará siempre en cualquier acto público. ¡Eso lo han borrado!, no aparece en ningún lado, ni en Vascongadas, ni en Cataluña…, y nadie dice nada. ¡Eso es inconstitucional!, ¡y ahí empezamos!


B.:       El que un hombre sea militar o civil y haga un juramente y luego no lo cumpla, es un perjurio. ¿no?...
G.C.:    pues evidentemente…

B.:       … y esto no es ni de derechas ni de izquierdas. ¿Me puede explicar pues, la diferencia entre un perjurio militar y un perjurio civil?
G.C.:    No hay diferencia. El juramento es el mismo. ¡Jurar!, ¿qué significa jurar?, significa poner a Dios por testigo una cosa que uno se compromete a cumplir o prometer por su honor. Entonces da igual que uno sea militar o que sea civil, es decir, los cargos públicos antes de asumir un cargo público tienen que hacer un juramento o promesa de respetar la Constitución o respetar las leyes. En el caso del militar va un poquito quizás más allá, porque es un juramento a la Patria, a lo que significa la Patria y representada a la bandera. Y claro que hay perjurio en muchísimos casos.


B.:       Bueno, no sé exactamente qué responsabilidad puede tener un presidente de gobierno, por ejemplo.
G.C.:    Bueno, lo estamos viendo todos los días. Un presidente de gobierno tiene que atenerse a la Constitución, en el momento que se salga de la Constitución comete un gravísimo error que debe ser reconducido, para eso hay organismos conforme a lo que dice la propia Constitución, el principal responsable del mantenimiento del orden constitucional es el Tribunal Constitucional, de manera que si un presidente de gobierno incurre en una ilegalidad contraria a la propia Constitución, es el Tribunal Constitucional quien deberá reconducirlo. Eso es lo que dice la Constitución. Claro, el problema que nos encontramos es cuando el propio Tribunal Constitucional ha sido nombrado directamente por el poder político, por el poder ejecutivo o los propios jueces y es uno de los problemas que tenemos en España y esto se deriva de la propia Constitución, es decir, que no hay tal separación de poderes. Es decir, ¿quién nombra al Consejo General del Poder Judicial, quién nombra al presidente del Tribunal Supremo, quién designa a los del Tribunal Constitucional?... Se puede decir que son los representantes de los partidos políticos en el propio Congreso. Esto es un pez que se muerde la cola porque al final, ¿a quién responden los partidos en el Congreso?, no responden a los votantes, responden a los intereses de los partidos; esto se ha convertido no en un sistema democrático, sino en un sistema partitocrático y ese es el problema gordo que tiene en mi opinión, el actual sistema democrático en España.

B.:       Volviendo a la bandera, ¿por qué cree que hay tanto odio hacia la propia bandera española?
G.C.:    Bueno, los odios se crean también ¡eh!. Cuando hay partidos que tienen unos objetivos diferentes a los propios del interés común crean pequeñas diferencias y una de ellas es la de la bandera. Por ejemplo introducir hechos como que la bandera actual, - que ha sido la bandera de España siempre desde tiempo inmemorial -, introducir diferentes versiones pero siempre a la misma, y sobre todo la izquierda sectaria que presenta la bandera no como un símbolo de honor. Es lo que ellos quieren, dividir, dividir y dividir. Y la utilización partidista de la bandera es así.

B.:       Si realmente se fractura España de la manera que se pretende, ¿qué sería España?, ¿en qué se quedaría España?, ¿qué sería la verdadera España?
G.C.:    ¡España está dividida ya!. Puede llegar a dividirse mucho más. España ya está dividida, es decir, cualquiera que quiera ir a Gerona por ejemplo, o a San Sebastián…, más que a San Sebastián, a los pueblos, por ejemplo Hernani, yo que sé, a los pueblos… Montones de ellos. Ahí se encuentra uno que España está rota. Es decir, es muy difícil educar a tus hijos en español por ejemplo en Cataluña. Es tremendamente difícil. Por lo tanto ya, España está rota y recomponer esto va a costar tiempo.


B.:       Enfrentar a mujeres y hombres es indecente…
G.C.:    … es lo mismo, entra dentro de la misma política…

B.:       … enfrentarlos va contra natura, ¿cree que esto es utilizado en la violencia de género?...
G.C.:    ¡Sí!, ¡claro que sí!. Es decir, el marxismo que es quien está detrás de todo esto, utilizaba siempre el concepto de lucha de clases para separar, dividir a la sociedad. Como la lucha de clases ya no existe porque las clases hoy están muy mezcladas… Ya la clase media realmente ha inundado todo, la clase baja obrera prácticamente no existe. Uno se da un paseo por los barrios obreros de Madrid y ve coches, televisiones, aires acondicionados… Y entonces, al desaparecer la lucha de clases, se han introducido otros elementos que son conflictivos, por ejemplo, la ideología de género, por ejemplo toda la doctrina LGTBI, por ejemplo, pues todo esto… Por eso están ahí metiendo cuñas y es lo que utilizan. El mismo cambio climático, la izquierda se ha adueñado del cambio climático. La manifestación del otro día era una manifestación asumida por la izquierda, como si la derecha no estuviera de acuerdo y no le afectara. Otro ejemplo muy concreto en Madrid es el Madrid Central. Se podrá estar de acuerdo o no, pero lo han hecho un asunto político. ¡Y la izquierda se ha adueñado de la defensa del Madrid Central como si la derecha estuviera en contra de ese espacio!. Como la niña ésta que nos han traído aquí a España, Greta Thunberg, lo que no cuentan es que para hacer los relevos del catamarán de los 21 tripulantes que llevaba, a todos los han llevado en avión… (Con tristeza). La verdad es que a la pobrecilla la están utilizando y manipulando. Y luego, ¿cómo han venido aquí todos los representantes del cambio climático en Madrid?, ¡en aviones!, ¿no?, ¡y luego coches!... Es que es ridículo.

B.:       Mi General, usted fue Ayudante de campo de Su Majestad el Rey emérito durante 4 años hasta hace poco. ¿Qué ha supuesto para usted esta trayectoria?
G.C.:    Bueno. Vamos a ver, yo fui Ayudante de campo de Su Majestad y para mí fue un honor y lo vuelvo a decir. Estuve 4 años ahí, pero para mí no ha sido más que un destino más. Los medios muchas veces recalcan esto pues porque llama mucho más. Pero yo he sido Comandante de batallón, Comandante de un tercio, Jefe de una brigada, Capitán de una compañía…, y yo estaba tan hecho a mis cometidos y mi misión militar en un sitio que en  otro. El espacio que estuve de tiempo con Su Majestad el Rey pues sí, es un honor y así lo reconozco.

B.:       ¿Cree que Franco regresará al Valle de los Caídos?, ¿podría adelantarnos legalmente cómo se presenta la probabilidad de que así sea?
G.C.:    Honradamente creo que no. Me gustaría pero honradamente creo que esa posibilidad ya no existe. Ahora probablemente no. La lucha va a ser legal, va a ser que se pueda llevar al Generalísimo y a su mujer a donde su familia quiere que vaya. Si su familia quiere que vaya a la cripta de La Almudena, ese va a ser nuestro cometido, nuestro objetivo a alcanzar. No solamente desde la fundación sino de la propia familia. Pero en cuanto a volver al Valle de los Caídos, creo que no. ¡Para qué voy a decir otra cosa!. Creo que no.

B.:       Esta pregunta plural es de un asiduo lector que me pide hacérsela. ¿Es racional odiar a los muertos?. ¿Qué beneficios reporta esa conducta?. ¿Vivimos en una sociedad enferma?
G.C.:    A los muertos hay que dejarlos en paz. A los muertos ya tienen quien le juzgue para el que sea creyente, a los muertos ya tienen al que está arriba que les va a juzgar. Los vivos no tenemos que meternos con los muertos. Hay frases épicas en relación con este hecho en sí que ha pasado en España. Las más famosas son las de Napoleón, Carlos I a propósito de los muertos. Decía Napoleón que, - vengarse de los muertos es un acto de cobardía -, y Carlos V decía algo parecido a lo que acabo de decir yo, en cuanto a Lutero, - no, Lutero se queda porque ya tienen quien le juzgue -. Lo que ha pasado con el Generalísimo Franco en el Valle de los Caídos es muy triste y lamentable, porque lo que se ha hecho es una profanación, pues exhumar un cadáver sin el permiso de su familia, aquí y en Lima se llama profanación. Y es lo que se ha hecho. Era un tema que estaba ahí, ya nadie estaba en esta historia, la han creado de nuevo además contando mentiras una detrás de otra. Detrás de esto subyace además el hecho en sí, si Franco quiso ser enterrado allí y nadie lo sabe. Sé fehacientemente que nadie lo sabía, ni su propia hija. Y yo creo que él no pensaba ser enterrado allí, pero lo enterraron allí porque entonces ¡fue la cosa más normal del mundo!, es decir, ¡nadie se extrañó de que lo enterraran en el Valle de los Caídos. ¡Nadie!. Y nadie dijo nada. Pero claro, estamos ante una izquierda, sobre todo la representada por los últimos tiempos por Zapatero y por Pedro Sánchez y lo han buscado como motivo de confrontación y además lo han utilizado políticamente, porque efectivamente, con esto ha dividido a la derecha y a más gente no solamente de la derecha, con la batalla que emprendió el señor Sánchez  para exhumar a Franco de ahí.

B.:       ¿Cómo ve el futuro del Valle de los Caídos?
G.C.:    Pues lo veo negro. Lo veo negro en el sentido de si triunfa la coalición del frente popular, lo veo muy negro no porque yo lo vea negro, es que lo han escrito, está escrito. Es decir, ellos no lo esconden. La actual ley de memoria histórica, la vigente no dice nada, pero ya las propuestas de modificación de la ley de memoria histórica, que le llaman propuesta de ley de memoria histórica y democrática, ahí dice ya, que el Valle de los Caídos se va a convertir en un cementerio civil. Luego entran en terrenos muy resbaladizos que dicen que van a exhumar a todos… Es imposible porque nadie sabe quiénes son los que están allí. No tiene sentido. Y en última instancia está la Cruz. Los únicos que se han definido de forma directa han sido los comunistas, Podemos, que dijo que hay que demoler la Cruz. Es decir, si pudieran lo harían. No creo que sean capaces de llegar a eso, pero desde luego, si pueden, lo harán. Lo han escrito, es decir, el futuro del Valle de los Caídos es una de las luchas en las que nos vamos a ver envueltos dentro de poco otra vez.

B.:       ¿Qué significa para usted la democracia?
G.C.:    La democracia es un sistema ya inventado en tiempo de los griegos, es un sistema político en el cual yo considero que efectivamente es el pueblo quien tiene la soberanía, reside en el pueblo. Es el pueblo quien tiene que decidir. Lo difícil es ya, encardinar esa democracia, es decir, ¿cómo se encardina?. Lo que es el sentimiento del pueblo en un sistema político. Hay muchas formas, una de ellas es en la que nos encontramos en la actualidad, en la cual, yo francamente he de decir que no creo mucho en esto tal y como está constituido ahora mismo en España. Vuelvo a decirlo, los que dominan ahora mismo esta situación son los partidos políticos. El artículo 6 de la Constitución dice que los partidos deben ser reflejo del  sentimiento de lo que dice el pueblo. Y eso es verdad. Ahí estoy de acuerdo. El problema es que esto ha quedado tergiversado. Entonces el pueblo al final aunque se lo crea no pinta nada porque al final son los intereses de los propios partidos y los que mandan sobre esos partidos.

B.:       ¿Puede definirme qué es el miedo?
G.C.:    (Sorprendido) ¡¿El miedo?!... El miedo, todos tenemos. Hay miedo a la muerte, hay miedo al ridículo, hay miedo a la pérdida de un prestigio… Hay muchas clases de miedos. Lo que diferencia a los hombres muchas veces ante el miedo son las personalidades o las características de cada uno de ellos a la hora de enfrentarse a ese miedo. Con más valor o con menos valor.

B.:       ¿Qué significado tiene el coraje y el valor?
G.C.:    Es la expresión humana de enfrentarse al miedo. Realmente. Al miedo que no tiene que ser un miedo a la muerte ¡eh!.

B.:       ¿Qué es empatía?
G. C.:    ¡¿La empatía?! Empatía es, digamos que la forma de simpatizar o de adentrarse o de ser capaz de integrarse con las ideas o con las personas o con lo que tú quieras. Es decir, yo puedo tener empatía por lo que piensa un grupo determinado o por un equipo de fútbol. Es decir, me siento identificado. La empatía además muchas veces es repentina, solamente con ver a una persona se siente empatía o no por esa persona.

B.:       Y ya por último, defíname al General Chicharro.
G.C.:    ¿Al General Chicharro?. Bueno, eso sí que es una pregunta difícil. (Sonríe) Ante todo soy militar y me siento militar. Me he criado como militar y lo llevo no solamente en los genes por ascendencia sino también por la propia formación que uno recibe en la Escuela Naval Militar en mi caso y que vas desarrollando a lo largo de toda tu vida. ¡Militar!. Y por tanto me siento ligado a los valores que representa el ejército, que representa la armada en mi caso. El sentimiento del honor, el sentimiento de la satisfacción del deber cumplido, el sentimiento del dedicar toda tu vida a alcanzar unos objetivos. Y en mi caso, ya que me preguntan que me defina, yo no sé si lo he conseguido o no, lo que sí sé es que desde luego siempre lo intento, pero evidentemente caigo y caigo y tropiezo y muchas veces, a veces no estoy muy contento a lo largo de mi vida con algunas cosas que he hecho mal, pero eso no quiere decir que lo haya hecho a conciencia, ha sido por errores propios. Yo me considero una persona sencilla, una persona honrada, honesta y que procuro vivir conforme a unos valores. Y eso además es lo que he intentado transmitir a mis tropas, a mis soldados, a mis oficiales, y en mi casa a mis hijos y nietos.

B.:       Mi general, espero que se haya sentido muy a gusto y le agradezco sinceramente esta entrevista.
G.C.:    Muchas gracias. ¿Ya está? (Sonriendo satisfecho)



Por B. SHIELDS
Escudo veraz


Comentarios

Entradas populares