Ir al contenido principal

PASEN Y VEAN

ENTREVISTA AL PADRE ÁNGEL ¿Faltan psiquiatras o exorcistas?

  B. Shields y Padre Ángel ENTREVISTA AL PADRE ÁNGEL ¿Faltan psiquiatras o exorcistas? B. SHIELDS:   El Padre Ángel y su fundación Mensajeros de la Paz, tienen casi 5 lustros de antigüedad. El Padre Ángel es sin duda, uno de los sacerdotes con mayor convocatoria del mundo, desde los Reina Sofía, el Papa, Richard Gere, Pablo Iglesias, y un infinito etc. Con tan sólo nombrarlo, rara es la persona que desconozca de quién se trata. Nos encontramos en el despacho personal de su Iglesia de San Antón, en el famoso barrio de Chueca de Madrid. Como es habitual, el Padre Ángel tiene uno de tantísimos eventos que comenzará en un rato y va muy ajustado de tiempo. Yo he llegado antes de la hora que él me marcó. Su jefa de comunicación se acerca y nos alerta de la falta de tiempo. Me dice, es que el Padre Ángel tiene una agenda súper loca, si yo lo hubiera sabido te hubiera dado un rato con más tiempo . Le indico que ha sido él personalmente quien me citó. El Padre Ángel me mete prisa con plen

ENTREVISTA A JOSÉ LUIS PEDREIRA MASSA. Psiquiatra asesor del gobierno

Foto: Sandra Armada

ENTREVISTA A JOSÉ LUIS PEDREIRA MASSA

Psiquiatra asesor del gobierno.

-Esta entrevista fue realizada en febrero de 2020 con la noticia de una primicia. Debido a la situación social actual, se omite la primicia-

José Luis Pedreira Massa, Psiquiatra Doctorado en la única Cátedra de Psiquiatría Infantil de España cum laude por unanimidad, Psicoterapeuta por la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas, y entre un amplísimo Currículum entre master y cursos, ejerció como psiquiatra de infancia y adolescencia en el Hospital Infantil Universitario del Niño Jesús de Madrid (Jefe de Unidad 1981-1984 y en la actualidad), Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, en  Salud Mental Infanto-juvenil de la Comunidad de Canarias durante el periodo 1989-1999, Instituto Universitario de la Facultade de Psicoloxia de la Universidade de Santiago de Compostela (1990-actualidad), entre muchos. Profesor en la UNED en grado de Criminología.

B. SHIELDS:  ¿Podrías intentar resumirme de manera breve tu historial profesional y labor actual?

JOSÉ LUIS PEDREIRA MASSA:      Me dedico a la parte clínica siempre con niños y adolescentes y adultos jóvenes hasta los 25 o 28 años aproximadamente, en el plano de la clínica y la psicoterapia. Y en segundo lugar estoy como profesor de psicopatología en el grado de Criminología de la UNED. Lo cual es algo magnífico, porque es explicar los fundamentos de la conducta a alguien que luego va a trabajar sobre conductas desviadas. Es muy interesante enseñarles y trabajar con los mecanismos de funcionamiento normal, con los funcionamientos adaptativos y con los elementos disfuncionales. Y eso, que es la psicopatología, personalmente siempre me ha satisfecho más que explicar enfermedades.

B.S.:       ¿Podrías darme objetivamente, tu opinión como psiquiatra de la conducta de algunos políticos frente a la sociedad y viceversa?

J.L.:     Bueno, se puede intentar. Es un riesgo que uno corre y que tienen que entender que no es un diagnóstico, sino la impresión de sus formas de contacto y sus formas de interacción con la gente, ¿no? (Inquieto me pide más preguntas y me sonríe)  ¡A ver!, ¡venga!

B.S.:       Eres asesor del gobierno de Sánchez. ¿Puedes exponer en qué términos asesoras?. Aparte de suponer que refiere a la salud mental, claro. ¿Puedes concretar?

J.L.:     ¡Sí!. Soy vocal del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, o lo que era antes ese Ministerio. Fui nombrado por la Ministra María Luisa Carcedo, que hoy ya no está en el gobierno. Desde el momento en el que subió a ser ministra me llamó para trabajar y colaborar con ella. Trabajar con Luisa Carcedo es uno de los regalos que me da la vida, entre otras cosas porque es una mujer trabajadora, serena, capaz, que siempre está al quite y que fundamentalmente está muy al día de elementos gestores de elementos de trabajo. Hay que tener en cuenta que ella ha estado trabajando en la Sanidad de Atención Primaria hasta que llegó al Senado y luego al gobierno. Es una mujer muy comprometida con el ejercicio de la Sanidad y daba gusto hacer la asesoría. Dentro del Consejo Asesor estaba encargado de la parte de Salud Mental, adicciones… Esas cosas un poco… E infancia.

B.S.:       ¿Siempre te has inclinado hacia la izquierda o has caminado por otros derroteros?

J.L.:     ¡No!. Yo siempre he estado en la izquierda. Provengo de la lucha antifascista de manera militante en la época de la Facultad y fui militante del partido Comunista de España. Cabeza de candidatura en las primeras elecciones sindicales en el Hospital La Paz, en la candidatura de CCOO. Siempre he estado en la izquierda. ¡Yo!, ¡nunca jamás!, ¡he votado a la derecha ni he colaborado con la derecha!, en todos mis sesenta y pico años de vida.

B.S.:       ¿Si te pidiera colaborar la derecha, lo harías?

J.L.:     No puedo.

B.S.:       ¿Por qué?

J.L.:     Porque su concepción de la sociedad, sus valores, su forma de abordar la situación, su clasismo, su pertenencia y cómo conciben lo que son los funcionamientos democráticos, entran totalmente en contradicción con mi educación, con mis valores y con mi sensación de vida.

B.S.:       Quisiera conocer tu opinión sobre VOX y el PP. ¿Quieres puntualizar sobre ello?

J,L.:     (Con énfasis) ¡Sí!. ¡Sí!. ¡Voy a puntualizar!. VOX es el Franquismo contra el que yo peleé desde el año 68 al año 75. ¡Es tal cual!. Son esos valores, son esas situaciones autoritarias, descalificadoras, clasistas, abrumadoras, contra las mujeres, abrumadoras contra la cultura, abrumadoras contra todo aquello que significa diversidad y por lo tanto atacan a la libertad, a la libertad individual y a la libertad colectiva. ¡Eso es VOX!.

B.S.:       ¿Y el PP?

J.L.:     Y el PP era antes o podría haber sido una derecha dialogante tipo europea, tipo como Merkel… Hay una foto divertidísima de Merkel mirando a Rajoy con una cara así… (Gesto medio amable) y en la de arriba está mirando a Pedro Sánchez y está como radiante. Bueno, pues esa es la situación. El PP ha sido los restos innominados del Franquismo que querían reconvertirse hacia una situación de derechas pero que de una u otra manera, cuando estaban en fase probablemente de poder llegar a ser una derecha europea, una derecha dialogante, una derecha culta, una derecha con la cual se puede trabajar con ella en elementos y en pactos de estado, pues resulta que se ha visto arrastrada por VOX. En estos momentos está compitiendo no con la democracia sino con el autoritarismo, no con la capacidad de dialogo sino con el sectarismo, no con la capacidad de llegar a acuerdos sino con la capacidad de desacuerdos y ¡de denunciar!. ¡¿Cómo se puede decir a uno que es candidato todavía, que cuando sea lo va a denunciar por prevaricación por cumplir los mandatos electorales?!. ¡Hombre!, yo creo que hay que ser serios en esta vida, que hay que ser muy responsable, que tú tienes que dejar que la gente vaya haciendo y sobre lo que vaya haciendo podrás decir cuáles son tus desacuerdos. Y si puedes, mejorar, pero nunca puedes atacar. Hay una cuestión que está rigurosamente clara, la izquierda cuando ha estado en la oposición ha buscado acuerdos. ¿Ha sido dura?..., pero ha buscado el acuerdo antiterrorista, ha buscado los acuerdos y pactos de muchas leyes y de muchas situaciones importantes.  ¡La derecha desde el minuto uno que hay las elecciones y sabe que las pierde no acepta perder!. Parece que tiene un concepto patrimonialista del estado, del gobierno. Lógicamente, no tolera que se lo lleven unos… Vamos…, unos paniaguados. Que son como consideran a la izquierda.

B.S.:       Como hombre inteligente que eres, estarás de acuerdo con algunas de las propuestas de VOX y PP, ¿verdad?. Podemos busca eliminar todos los salones de juegos que incitan a la ludopatía y que muchos estamos de acuerdo por lógica aplastante. Para ello no hace falta ser de ninguna ideología política. Es sentido común. Seas de la ideología que seas, ¿habrá propuestas de VOX, PP o de Ciudadanos con las que estarás de acuerdo no?

J.L.:     ¡¡¡Pues me cuesta encontrar alguna!!! (Carcajea) A ver…, dime alguna. Porque es que son muy complicadas. Yo he revisado los programas electorales de los tres partidos del “trifachito” y no he encontrado ninguno.

B.S.:       ¡¿Trifachito?! ¿Eso es tuyo?

J.L.:     (Se ríe) En general lo llamamos así mucha gente…, desde Andalucía. ¿Qué es lo que ocurre?. ¡Dicen unas cosas tan locas!. O sea, ¿cómo se va a poder defender que la contaminación no mate y que no es mala?. ¡Es que no lo puedo defender!...

B.S.:       … ¡No!. El otro día entrevistando a otra persona de derechas me explicaba preocupado que por supuesto la contaminación afecta tanto a las personas de derechas como a las de izquierda  y que no entendían cómo la izquierda se había adueñado de la contaminación…

J.L.:     … ¡No!, ¡se ha adueñado del cambio ecológico que es distinto!. ¿Por qué?, porque la derecha pasaba de ello. ¿Y qué era lo que hacía?, buscaba industrias más contaminantes, no ponía los filtros. Ahí está Aznalcollar. Están las políticas que están llevando a cabo en cuanto al medio ambiente el señor Bolsonaro o el Trump. ¿Qué es lo que está ocurriendo?. Que han dejado el campo para que la izquierda defienda esa situación como posesión humana, como posesión de los “ciudadanos, de las ciudadanas, de las personas, de los hombres y mujeres”. ¡Y eso…, no lo hace la derecha!. La derecha lo hace en base a las ganancias económicas que pueda obtener en esa situación. Y te sacan de una manera tan ambivalente que una presidenta de una comunidad tan importante como Madrid, salga a decir que… - ¡no, no pasa nada, nadie se muere…! -… ¡Bueno, bueno, bueno!. ¡Ha tenido que salir la OMS a decir!, - ¡no diga usted tonterías! -. Ha tenido que salir la Sociedad Española de Epidemiología, - ¡no diga usted tonterías! -. Han salido grupos de profesionales, grupos internacionales a decirla, - por favor, ¡sea usted responsable! -.

B. Shields y José Luis Pedreira Massa   Foto: Sandra Armada.

Aquí, debía ir insertada la primicia que obviamente se omite. A continuación habla sobre el Senado y el Congreso.


B.S.:       … Si hace dos meses (octubre 2019) tú me confiesas esto (referente a la primicia), ¿cómo estaba todo orquestado si todavía ni siquiera estaba formado el gobierno?

(Gran pausa)

J.L.:     Porque no tienen nada que ver los diputados ni los senadores con el gobierno.

B.S.:       ¿No tienen nada que ver? Al fin y al cabo es un cargo gubernamental.

J.L.:     No. No es gubernamental.

B.S.:       ¡¿No?!

J.L.:     No. Es el de elección. Es decir los ciudadanos eligen a sus diputados y a sus senadores y dentro de eso está, la suplencia y sustitución automática en los casos en los que se marchen o se mueran o…

B.S.:       … ¡pero no deja de ser parte del gobierno!

J.L.:     ¡No!, ¡no es el gobierno!. ¡El gobierno es el gobierno!, y la parte del legislativo es la parte representativo directa y por lo tanto…, en todo caso son los que apoyan al gobierno. Son los grupos que apoyan al gobierno, pero no son el gobierno.

(¡¿Ein?!)

B.S.:       Escribes muchos artículos de gran responsabilidad.

J.L.:     Cuando uno se pone a escribir tiene que ser objetivo, tiene que tender a una situación de crítica constructiva. Es mi opinión. Y además de dar una noticia si tú haces opinión…

B.S.:       Perdón. ¿Te refieres a artículos de psiquiatría?

J.L.:     ¡No!, artículos en prensa. Una cosa son los artículos en prensa y otra cosa son los artículos en psiquiatría. Los de psiquiatría son muy científicos, muy petardos y para un público muy reducido.

B.S.:       Pero también hay disparidad entre psiquiatras.

J.L.:     ¡Sí claro!. Depende de la escuela en la que uno se ha formado. Es absolutamente evidente. Yo soy muy poco “biologicista”, soy, lo justo para hacer la comprensión del cuerpo y de la mente como función del cuerpo. Pero es en lo otro, Escritos políticos de un psiquiatra despistado, que es como se titula mi último libro. Entonces, ese escrito es, cómo anda, cómo camina un psiquiatra en este mundo de ciudadanos que dicen estar cuerdos y están más locos que mis pacientes, en el sentido de lo que piensan, de lo que dicen, de lo que hacen y sobre todo, de cómo expresan sus pensamientos, sus ideas. Y esas cosas, a mí me gusta siempre darlas una tuerca más.

B.S.:       ¿Es el Psoe que te busca a ti o eres tú quién busca al Psoe?

J.L.:     Dejé de militar políticamente en el año 1978. Era apoderado en el referéndum de la Constitución y cuando llevé las actas del referéndum de la Constitución entregué mi carnet de militante. Dije, - creo que está cumplida la misión -. A partir de ahí, me encierro en mi vida profesional hasta que en el año 1981 hay una amenaza real de privatización de la Sanidad. Mandé una tribuna libre por mi cuenta a El País de entonces. Directamente al director y ¡me la publicaron!. A partir de ahí, creamos entre un grupo de gente de 5 o 6 personas, la Federación de la Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública. Y a partir de esa situación, vuelvo de nuevo a retomar el pensamiento político, la dimensión social. Siempre como independiente. Y en esos tiempos, la gente con la que yo había estado trabajado en el partido comunista y en CCOO, estaban ya en el partido socialista. Y me invitan a trabajar con ellos, a pensar con ellos, con José Manuel Freire, José Luis Rodríguez Agulló. A trabajar con ellos de una manera tranquila, con pensamiento, con reflexiones, etc., etc. Y cuando empieza la reforma psiquiátrica en Asturias en el año 1984, me invitan a ser participante activo de la reforma psiquiátrica. Y me voy a Asturias, abro centros de Salud Mental y de Salud Mental Infantil fundamentalmente. Realizo mi tesis doctoral con uno de los trabajos comunitarios. Hago mi trabajo comunitario. Escribo mi primer libro de, cuando en España no se hablaba de protocolos. Hago un libro de protocolos llamado así, Protocolos en el año 1994. Llevaba 10 años recopilando la información. Y ya estoy de lleno en el trabajo colaborativo de apoyo y en el trabajo de resolución del partido socialista en la sectorial de Sanidad. Ahí es donde conozco a Luisa Carcedo, ella estaba en Salud Pública y yo en Salud Mental. Y conozco al marido que estaba en mi área. Y hacemos buena amistad porque tenemos sintonía en la manera de pensar, de cómo era la Sanidad, de cómo gestionarla. Luego conozco mucho a Tino, quien ha sido secretario general de Sanidad con Luisa Carcedo y con Tino abrimos la sectorial de Sanidad en Gijón del partido socialista. Y ahí ya, ¡te encuentras atrapado!

B.S.:       Como un tú a tú.

J.L.:     Es un tú a tú en un trabajo sectorial, por la Sanidad, la Salud Pública, la visión del ejercicio profesional, por un ejercicio nuevo, una teorización nueva. Una de las cosas que más hemos hablado Tino Blanco, Luisa Carcedo y yo es lo perversa que está siendo el que se utilicen los términos que empezó a introducir el partido socialista en la Sanidad y lo vacían de contenido. No tienen nada que ver de cómo se formularon los conceptos. Eso es una situación perversa porque quedan vaciados de contenido y parece que están diciendo lo mismo. ¡Y no se está diciendo lo mismo!

B.S.:       Creo que tienes una capacidad profesional demasiado férrea y buena como para que la puedas desperdiciar. A modo de consejo, perdona que me meta.

J.L.:     (Gustoso) ¡Qué mala eres!

B.S.:       ¡Es un piropazo!

J.L.:     ¡Es un  piropazo!. Yo te lo agradezco. Hay una cuestión que es muy importante. Creo que hay que ver cómo uno se va formando, cómo se va consolidando. Mi padre era un hombre muy de derechas, ¡muy de derechas!, pero ¡muy de derechas!, pero era muy honrado. Era una persona tremendamente consecuente con lo que pensaba. Se llevó muchos disgustos de su hijo mayor, yo era el hijo mayor. Le di no uno, ¡todos los disgustos del mundo política y socialmente hablando!. Pero cuando Felipe González me propone ser director provincial de Insalud en Guadalajara, mi padre me dijo, - ¡acéptalo!, creo que el servicio a España está por delante y en segundo lugar, sé como eres tú, no quieras ser como te digan -. Y lo he intentado siempre. Yo no me callo como tenga que cantar las cuarenta a quien sea y las canto y sin acritud, es decir, yo no me enfado. Digo las cosas con tranquilidad y aportando fundamentos y hay que tener en cuenta que estuve dos años haciendo un seminario, -análisis dialéctico e histórico- con alguien que es excepcional, (con profundo énfasis y respeto), Enrique Tierno Galván en su casa. Yo iba a su casa, una vez a la semana y estábamos una hora y media, dos horas haciendo lecturas, haciendo análisis y el seminario era sobre análisis histórico y análisis dialéctico. Que esto te lo haga, Enrique Tierno Galván, que estudies la lógica formal para entender lo que es la lógica dialéctica con alguien como es, ni más ni menos que Wittgenstein y porque Enrique Tierno Galván había traducido el Tractatus y había ese librito que es lo justo para que te enteres de lo que es la lógica formal y el fundamento lógico del pensamiento y los constructos de la lógica teórica. Y a partir de ahí, podrás dialéctico, pero como bien nos explicaba Don Enrique, que es maravilloso en la manera de explicarte decía, - la dialéctica no es de Marx y Engels que es lo que dice la gente, es de los presocráticos, sobre todo de Heráclito -. Y nos íbamos a los presocráticos a ver los pocos escasos escritos que había para poder entender lo que era lo dialéctico. Estas cosas te hacen, yo creo, que tener una sensación de que tienes que ser serio, no puedes ser un Viva La Virgen.

B.S.:       Hablando de Tierno Galván, ¿crees que como socialista estaría de acuerdo con la formación política que se ha formado así como hay muchos hoy en día que no lo están?

J.L.:     ¡Vamos a ver!. Tierno Galván hubiera apostado por este gobierno lo mismo que apostó en el año 1979 por pactar con el partido comunista de España con Tamames, siendo su primer teniente de alcalde. Y además tenía una cosa muy clara, Enrique Tierno era una persona de pensamiento de izquierdas, muy pragmático, con lo cual, si se era de izquierdas decía, - yo llegaré a acuerdos con la derecha, pero hay que pactar. Si se pacta hay que pactar con la izquierda -. Él hubiera pactado con la izquierda. Y con relación a los que ahora hay muchos, bueno… ¡no hay muchos! (socialistas en desacuerdo con la formación política actual). Se ha celebrado un referéndum dentro del partido socialista y el 93% dijo sí y un 7% ha dicho no. ¡Y los que lo han dicho!, yo me preguntaría, si no es más cierto que han dejado de ser socialistas  hace mucho tiempo y se han quedado con el nombre, el marchamo. Han quedado como unas momias de pensamiento y que ya no van ni a las agrupaciones, no se intercambian con el resto de los compañeros y están como en un lugar del saber, como si ellos fueran…

B.S.:       ¿Esto es una calificación hacia ellos?

J.L.:     Yo no les he visto por ninguna agrupación, por ninguna reunión, ¡en ninguna!. A esos que están diciendo esto. ¡En ninguna!. Solamente hablan en los medios de comunicación. Entonces, hay que decirlo cómo son. Son un sanedrín. Pero, ¿quién les ha elegido como sanedrín?. ¿Ellos se han nombrado sanedrín?. ¿No será más cierto que se han constituido en inquisición?

B.S.:       ¿Qué opinión te merece pues, el cargo de Dolores Delgado como nueva Fiscal General del Estado?. ¿Estás de acuerdo con lo que  dicta la opinión pública acusando al peligro de la falta de imparcialidad?

J.L.:     (Señalándome con el dedo y contundente una vez más) ¡Vamos a ver!, ¡me estás hablando de una amiga! (Repite) ¡De-una-amiga!. Lola Delgado es una persona consecuente, formada, con 20 años de experiencia en la Fiscalía, una autoridad internacional antiterrorista sobre todo del antiterrorismo yihadista, una persona que no pertenece al partido socialista, que es independiente, que aceptó en un momento de crisis formar parte del gobierno y que luego aceptó ir en las listas como persona independiente para apoyar esas listas. Lola es una persona con una capacidad mental con muy como muy pocas se van a entender. ¡Tiene una virtud!, pero a la vez es un defecto si no lo modula bien, que es la espontaneidad. Es una persona espontánea. (Sonríe exclamando) ¡Unos abrazos y unos tal cuando me ve!. Y además trabajó con mi tío Antonio Pedreira. ¡Zurró bien!. ¡Fue el instructor de la Gürtel cuando estaban aforados!. Cuando estaban desaforados lo primero que hizo fue decirle que le quitaran a ese tío. Mi tío Antonio era una persona progresista pero de centro derecha. Tenía un pensamiento jurista muy raro, persona muy íntegra. Y le había conocido Lola. La verdad es que siempre nos hemos llevado francamente bien. No me cabe la menor duda que va a ser una gran Fiscal del Estado y todos los que piensan que puede haber incompatibilidad y tal, es que no la conocen. Profesionalmente Lola es íntegra a carta cabal. Otra cosa, vuelvo a decir, es espontánea y natural en las expresiones y que un hijo de su mala madre a escondidas, la grabe una conversación y lo saque. Imagínate que nos ponemos aquí a hablar y además hace 15 años; en las que algunas expresiones naturales de conversación privadas podrían ser hoy, políticamente incorrectas. A mí me parece de una falta de respeto y de una sinvergonzonería tremenda. Y tiene el gran empaque personal de afrontar la situación: -¿me van a decir ustedes que no me quieren?. ¡Díganmelo!, ¡pero es que ustedes no me nombran, me nombra el presidente del gobierno! -. Ella tiene las cosas muy claras. Tiene el código penal metido en la cabeza y la ley procesal la tiene metida en la cabeza y la Constitución.

B. Shields y José Luis Pedreira Massa     Foto: Sandra Armada

B.S.:       ¿Memoria eidética o qué?

J.L.:     No, no, no. Del trabajo, del que todos los días ha tenido que estar trabajando al final se empapa de esa situación, más luego el compromiso personal. Es una persona comprometida, trabajadora, seria. Creo que hay que dar tiempo al tiempo.

B.S.:       Si hubiese alguna denuncia sobre VOX, PP o Ciudadanos, por ejemplo, ¿cómo crees que la Fiscalía General del Estado lo afrontaría? Pues aluden a ese miedo de la no imparcialidad.

J.L.:     Lo afrontan los fiscales de sala, es decir, lo que hace el Fiscal General del Estado es dar las líneas habituales generales, globales, de la Fiscalía, pero en modo alguno se va a rebajar a tener que decir lo que tienen que hacer con un caso en concreto; que eso no lo hará Lola ¡nunca!, porque es una persona cabal.

B.S.:       ¿Cómo es Pedro Sánchez en las distancias cortas?

J.L.:     (Queda pausado) Curioso.

B.S.:       ¡Qué definición tan rara!

J.L.:     Vamos a ver... Pedro Sánchez es una persona que escucha, puede estar en una reunión con 20 personas y apenas hablar, estar tomando notas, estar escuchando, dejando la secuencia. Suele ser bastante cordial con la gente con la que trabaja. En términos generales es una persona muy respetuosa. Tiene la capacidad de reflexionar incluso sobre sus propias opiniones. Lo que la gente llama a que está cambiando continuamente no es que esté cambiando, a él, le pides a voz de pronto una idea y te la puede decir, - yo pienso esto-, pero luego la reflexiona, la lleva al contexto la situación de la realidad. Sabes que ante cualquier situación hay que contextualizarla, movimiento, tiempo, espacio, sujeto y circunstancias. Si cambia una de esas cosas puede cambiar tranquilamente la posición. Recordemos que cambiar de parecer, decían antiguamente es de sabios, porque uno tiene que tener su propia auto crítica, ese contraste con la realidad, del ser y del estar. Yo creo que Pedro Sánchez lo hace continuamente.

B.S.:       ¿Le afectan las opiniones contra él?. ¿Y de qué manera le afectan?

J.L.:     Le afectan pero lo guarda para adentro que es como tiene que ser. ¿Cómo no te va a afectar?. Te afectan para reconsiderar las cosas, para volver a la actualidad, para volver a pensar, pero no te vas a hundir porque alguien está criticando tu posición. Pues no.

B.S.:       Él viene de familia de derechas…

J.L.:     Bueno, viene de familia de demócratas bien asentados.

B.S.:       ¿Y Pablo Iglesias, cómo es en las distancias cortas?

J.L.:     Solamente le he visto una vez, en un grupo.

B.S.:       Como psiquiatra, ¿qué opinión te merece siendo objetivo?

J.L.:     Que yo no le votaría. (Se cruza de brazos) Vamos a ver, dejé de colaborar con ellos, me llamaron para colaborar y dejé de colaborar con ellos. (Se expresa así y se cierra)

B.S.:       ¿Qué opinión te merecen Pablo Casado y Santiago Abascal?

J.L.:     Vamos a ver. (Carraspea profundo). Pablo Casado es el hijo del oculista mío de Palencia. (Se ríe fuerte) ¡De toda mi familia!. ¡A toda mi familia nos ha graduado la vista!. Y es sobrino de un amigo mío de infancia. (Pausado) Pablo Casado es el ¡quiero y no puedo y no doy “pá” más!. Echa faroles que mire usted… ¡Fíjate!, solamente sabe insultar para debatir, eso significa que no tiene razones, porque si necesita insultar para debatir… ¡Tierno Galván!, ¡Dixi!: - no merece la pena debatir con él -. ¿Por qué?. ¡Es una situación tremenda la de insultar!. Recuerda que Aristóteles decía: - cuando en un debate se acaban las razones, empezará la maledicencia y el insulto -.

B.S.:       ¿Y Santiago Abascal?

J.L.:     (Mira con desdén y mal gesto) ¡¿Ese?! (Levantando el dedo) ¡Uno!. ¡Un aprovechado!, ¡fascista!, ¡insuficiente!, ¡falta de cultura!. ¡No sirve “pá ná”!, ¡”ná” más que para meter bulla!. Es decir, cuando uno escucha lo que él dice, por ejemplo en el debate de investidura, ¡son fórmulas!, ¡son mensajes de Twitter como él plantea las cosas!. Con frases hechas de ¡barra de bar! (Con énfasis y antipatía) ¡De barra de bar de cafetería, vamos!, ¡pero cuando llevan 10 o 12 vinos la gente!, porque dice las mismas cosas que las “Maris” que no tienen ninguna… ¡No tiene capacidad de dar consistencia a ni un sólo de sus pensamientos!.

B.S.:       ¡Sabes que esta entrevista la leerán tanto gente de izquierdas como de derechas!. ¡Nosotros no podemos controlar quién la va a leer!. ¿Te los estás poniendo en contra?

J.L.:     ¡No les estoy insultando!. ¡Yo sí que no he soltado ni un sólo insulto!. ¡He hecho una descripción del proceso mental de las cosas que dicen, hacen, se comportan… ¡. Si por ejemplo uno observa el tono muscular en la sesión de investidura es para echarse a temblar.

B.S.:       ¿Te refieres a Santiago Abascal?

J.L.:     ¡Santiago Abascal!, ¡Tenso!. De Casado, ¡tenso y desafiante!...

B.S.:       Y entonces, ¿qué me dices de las imágenes de la mandíbula apretadísima de Sánchez?

J.L.:     ¡¿De cuál?!

B.S.:       De Sánchez.

J.L.:     En ese momento estaba ¡tensísimo!

B.S.:       ¡¿Entonces estaban todos tensos lógicamente!?

J.L.:     Estaban tensos en un momento dado, ¡pero vamos a ver!, ¡una cosa es que tú tengas que responder contra todos!, -tienes que estar tenso-, a que seas el que provoca la tensión. Si estás tenso provocando la tensión, la situación es muy complicada. ¡Es que eres así!

B.S.:       ¿Cuál es tu mayor indignación?

J.L.:     La injusticia social.

B.S.:       ¿Tu mayor defecto?

J.L.:     La testarudez.

B.S.:       ¿Lo que más te priva?

J.L.:     Estar con mis amistades y estar con ellas.

B.S.:       ¿Qué supone en ti la empatía?

J.L.:     Un principio de convivencia.

B.S.:       ¿Sólo?

J.L.:     Principio de convivencia. No obstante.

B.S.:       ¿Cuál es tu color?

J.L.:     Entre el azul marino y el negro.

B.S.:       Tu mayor pesadilla imposible de controlar.

J.L.:     Creerme los halagos que algunos m hacen. No me los puedo creer.

B.S.:       ¿No te los puedes creer por qué?

J.L.:     ¡Porque no!

B.S.:       ¿Tienes falta de autoestima?

J.L.:     ¡No!, yo tengo una autoestima muy (Ininteligible), por eso no me creo los halagos.

B.S.:       Perdona, ¿me lo puedes explicar algo mejor?

J.L.:     Porque el halago que te hace el otro, lo hace desde el otro para él.

Foto: Sandra Armada

B.S.:       ¿Tu mayor metedura de pata?

J.L.:     Verás, he metido varias veces la pata, pero yo creo que mi mayor metedura de pata ha sido no haber sabido mantener a la persona que quería.

B.S.:       ¿Te arrepientes?. ¿Es una indirecta?. ¿Hay posibilidad de que te pueda leer?

J.L.:     Espero que no me esté leyendo. Creo que cuando ya se toman decisiones, ¡salvo que haya un cataclismo!, ¡se han tomado decisiones!.

B.S.:       Quizás te lea. ¿Quieres mandarle un mensaje desde aquí?

J.L.:     No…

B.S.:       Bueno, ¡ya se lo has dado!.

J.L.:     ¡Ya se lo he dado!

B.S.:       Defíneme el amor.

J.L.:     Me pones en una situación complicada, te voy a decir porqué, porque ahí te puedo dar la respuesta psicoanalítica y quedaría como Dios, pero es tonta. Entonces, ¿qué es el amor?. El amor es desde la perspectiva lo que te completa del otro, si no hay complementariedad y sensación de completud de estar con el otro, no puede haber amor. Esa es una cuestión que es así. Y eso significa que esa completud está en lo bueno y en lo malo y está en la tensión y en la distensión y está en el amor y en el desamor.

B.S.:       Defíneme a José Luis Pedreira Massa.

J.L.:     Un utópico que le sigue gustando pensar en el bienestar y en la justicia, que le gusta la cultura en todo su amplio sentido. Creo que me gusta mucho la música, soy un melómano empedernido. Me encanta el arte. Me encanta escribir. Me encanta la poesía. ¡Primicia!: va a salir el libro mío de poemarios en 3 meses aproximadamente.

B.S.:       ¡Dos primicias me estás dando!

J.L.:     ¡Te estoy dando!. Probablemente para la feria del libro pues esté saliendo un poemario. No me considero romántico, ¡todo lo contrario!, me considero muy emocional, pero soy ¡tremendamente racional!. Y ahora nos podríamos estar enrollando muchísimo, pero en muchas ocasiones soy lacónico. Utilizo mucho la reflexión por preguntas, es muy difícil verme hacer afirmaciones rotundas. Si hago una afirmación rotunda es que no me la creo, o sea, me debe pasar como a Sánchez, porque acto seguido me desdeciré, me echaré para atrás. Hago un desdicho total en esa situación. ¿Por qué?, porque creo que es bueno la racionalidad, pero la racionalidad sin alma, sin afecto, sin emoción, es un pedazo de mármol. Y eso no lo puedo hacer. ¡Soy padre! y ¡es lo más importante que he hecho en mi vida!. ¡Soy padre de 3 hijos!. La pequeña es la niña de mi alma, de mi corazón. Es una niña adoptada y es que es mi alma, mi corazón, mi vida.

Me ha encantado, me lo he pasado genialmente bien. Limpia, fluida y muy bien.

                                                                                                                                                                                                                                                                       Por B. SHIELDS

                                                                                                          Escudo veraz                                                                                        


Comentarios

Entradas populares