Ir al contenido principal

PASEN Y VEAN

LA PÉRDIDA DE LOS VALORES DEMOCRÁTICOS

Gonzalo CHICHARRO ARDERIUS. Presidente  Nacional  de Orden y ley Gonzalo CHICHARRO ARDERIUS. Presidente Nacional de Orden y ley LA PÉRDIDA DE LOS VALORES DEMOCRÁTICOS             La verdad siempre por delante no vaya a ser que caiga en la desgracia de caer en falta, engaño o defraudación. Sólo pretendo descargar la consciencia y la conciencia. Tan sólo una reflexión en estos tiempos que vivimos en la que España está hondamente dividida y con todos los síntomas de decadencia y defunción como bandera.            Uno de los síntomas que más aterra es la pérdida de valores, y no me refiero al valor del ardor guerrero que corre por la sangre, que muchos hoy no lo tienen, y estos, parecieran tenerla de horchata. Me refiero a otro valor, uno mucho más alto que recoge todos los valores, a esos valores anidados en la consciencia, la conciencia, la moral y lo ético sobre el que descansa la fortaleza del Alma. Valores como la virtud, el talento, la fortaleza, la integridad, cualidades y calid

A DIESTRO Y SINIESTRO, II PARTE, CARACALEJO DEL MONTE


VOLVÍ A VIAJAR EN EL TIEMPO 40 AÑOS DESPUÉS...

Me he resistido a redactar el segundo capítulo de “Caracalejo del Monte” pero, entre algunas cosillas que me quedaron por relatar y el auge de las peticiones llegadas a la revista pidiendo una segunda parte, han hecho que ceda gratamente.

… Una vez que me cocí en aquella ducha del “Oeste”, el director de un Banco se ofreció gentilmente a prestarme el cuarto de baño de su casa para aquel fin y para no volverme a cocer. Aquello me supo a gloria y así lo fui haciendo hasta que, un buen día, Cipriano Telera, perdón, el Sr. Alcalde, me dijo que me había encontrado una casa. Yo, absolutamente contento, le pregunté que dónde estaba a lo que me contestó: “En la calle Nueva” pero por lo que conozco, creo en el cien por cien de los pueblos existe una “calle Nueva” que suele ser más antigua que el resto de las calles.

Al día siguiente me llevó a ver la casa y volví a viajar en el tiempo cuarenta años atrás. Al salón sólo le faltaba una repisa con un paño de encaje y una radio de lámparas para escuchar “el parte” o alguna de esas novelas a las que prestaban su voz Pedro Pablo Ayuso y Matilde Conesa. Creo que más de uno o una, como ahora hay que decir si no te tachan de machista, sabrá de esas novelas. En fin… Ya tenía casa aunque estuviera sacada del túnel del tiempo. Con la electricidad a ciento veinticinco voltios, su cuadra y el cuarto de baño en el patio como debe ser.

“Caracalejo del Monte” es un pueblo fronterizo de Andalucía con el país vecino, estaba formada por dos viguetas de hierro, una a cada lado del arcén de la carretera, unidas por una cadena. La frontera se abría dos o tres veces al año y venía para “vigilar” un Inspector de Policía. Uno de ellos, aficionado a la cocina, enseñó a las “habitantas” (jajajajaja) del pueblo a hacer un suflé de helado recubierto de merengue y horneado. Las “habitantas” no daban crédito a lo que veían y se preguntaban que cómo podía ser que habiendo metido el suflé en el horno el helado no se hubiera derretido. A lo que el cocinero o repostero en cuestión respondió que era puro arte (jajajajaja).

Una buena tarde del mes de abril, con otro Inspector de Policía, fuimos al extranjero, es decir, pared con pared, al pueblo cercano del país vecino a comprar patatas, y acompañados de tres de las “deshecho de tienta”. A la vuelta, el copiloto me dice ¡para, para, para!. Una de ellas le preguntó que para qué parábamos. Él le contestó: ¡Vamos a copular! (por decirlo de una manera más o menos elegante) y la misma dijo: ¿Ah sí, dónde?. ¡Que es broma!. Nunca sabré si desilusionadas o no.

¡AHÍ QUEDA ESO!

  Por Aviador sin avío



Comentarios

Entradas populares